Martes, 14 de Agosto de 2018 | Corrientes - Argentina
  • Corrientes
  • Corrientes
  • Corrientes
  • Corrientes
  • Corrientes
 
 
La Iglesia niega que se haya caído la legalización por sus presiones
Viernes, 10 de agosto de 2018
Lo aseguró el arzobispo de La Plata. Dijo que los senadores votaron por la demanda "del pueblo que ellos deben representar.

Desde la Iglesia salieron al cruce de quienes afirman que el proyecto de legalización del aborto fue rechazado en el Senado por presión de los obispos. Acaso el prelado que mejor interpreta al Papa Francisco, el arzobispo de La Plata, Víctor Manuel Fernández, afirmó que “los senadores del norte no votan a favor de los niños por nacer porque los hayan presionado los curas, sino por la presión del pueblo que ellos deben representar”.

Fernández pidió, además, “respeto para el pueblo norteño, que no merece ser tratado de atrasado o de oscurantista porque ama la vida de los pequeños”. De todas formas, dijo que no se atrevería “a salir a festejar por el ‘no’ al aborto, porque creo que ni los legisladores ni la sociedad en general pueden irse a dormir tranquilos”, ya que consideró que resta mucho por hacer en la prevención de los abortos.


Tras la votación en el Senado, la Conferencia Episcopal -que agrupa a todos los obispos- había agradecido a los senadores que votaron en contra y –tras afirmar que la Iglesia no consideró “enemigo a quien piensa distinto”- señaló que ahora “como sociedad argentina nos toca asumir y trabajar las nuevas divisiones surgidas entre nosotros a partir de este proyecto, a través de un renovado ejercicio del diálogo”.

Dijo, además, que luego del rechazo a la ley “nos encontramos ante grandes desafíos pastorales para anunciar con más claridad el valor de la vida: la educación sexual responsable, el acompañamiento a los hogares maternales surgidos especialmente en nuestros barrios más humildes para acompañar a mujeres embarazadas en situaciones de vulnerabilidad y la atención a personas que han pasado por el drama del aborto”.

Por su parte, la Alianza Cristiana de Iglesias Evangélicas (ACIERA) –que agrupa a la gran mayoría de los cultos evangélicos, que promovieron la multitudinaria convocatoria en el Obelisco del fin de semana pasado, consideraron que “no hay nada que celebrar” porque “el drama de mujeres con embarazos no buscados con sus consecuencias físicas y emocionales, es una realidad que no podemos ignorar”.


"Apelamos a la sociedad en general, pero en particular a quienes se oponen al aborto –añadió ACIERA-, a redoblar los esfuerzos para encontrar caminos de vida para enfrentar tanto dolor. Debemos comprometernos a ayudar, acompañar y contener a quienes enfrentan esta realidad".

En una reflexión que subió a Facebook, monseñor Fernández les agradeció a los senadores “que han recordado que representan al pueblo de sus provincias, fieles al federalismo que justifica la existencia de una cámara de senadores”.

También agradeció que “no se haya caído en el falso argumento que sostiene que tienen más derechos los más desarrollados (los ya nacidos), hasta el punto de quitar la vida impunemente a los menos desarrollados (los que todavía no nacieron)”.

“Si sacamos todas las consecuencias de esa lógica del ‘desarrollo’ los discapacitados o los menos inteligentes tendrían menos dignidad humana que los demás, y el interés de los más fuertes justificaría el avasallamiento de sus derechos”.


En cuanto a la tarea pendiente en materia de prevención, señaló que “todavía no se ha discutido cómo haremos para acompañar los embarazos no deseados, para ayudar a las mujeres con problemas a no tener que llegar al extremo del aborto, para facilitar la adopción, para prevenir el embarazo adolescente, para fomentar una paternidad responsable, para mejorar el acceso a la salud de las mujeres pobres (son muchas más las que mueren por llegar al parto desnutridas o enfermas que las que mueren por aborto)".

Y en línea con la actitud autocrítica del Episcopado, admitió que “tanto la sociedad como la Iglesia hemos hecho poco en estos temas, aunque hay que reconocer que en la Iglesia han crecido los grupos que acompañan a las mujeres que abortaron para que recuperen la paz, y los curas villeros han creado lugares para acompañar los embarazos no deseados. Si para algo sirvió este debate, es para reconocer las tareas pendientes”.


     
 
 

© Copyright 2015
www.informecorrientes.com | All rights reserved
Corrientes - Argentina
@informecorrientes.com